Blog Lecturas recomendadas para adolescentes

Lecturas recomendadas: Los nombres del fuego

6 febrero, 2019

Si das clase en un instituto (no te digo ya si tu asignatura es Literatura), seguro que te suena el nombre del autor que traigo hoy al blog. No es la primera vez que hago una reseña de un libro de Nando López, aunque la vez anterior iba más dedicada a los docentes que a nuestros peques. Esta vez, con Los nombres del fuego, lo que pretendo es traerte un libro que puedas recomendar a tus monstruos cuando te pidan opinión sobre un buen libro para leer en su tiempo libre.

O, mejor todavía: para llevarlo al aula como lectura obligatoria. Así conseguirás que ese concepto deje de estar relacionado con libros, digamos, de otro pelo y te los ganas seguro.

Momento perfecto para colarles El Conde Lucanor sin que se den cuenta, MUAJAJAJA.

Los nombres del fuego

Su autor

Lo confieso: siento debilidad por Nando López. Creo que lo sigo en todas la redes sociales en las que se mueve y me encantan los posts que publica en Facebook (que, si sigues mi página, me habrás visto compartir alguna vez) y sus hilos en Twitter (donde ídem lo anterior). Lo conocí a través de la cuenta que creó para Dilo en voz alta y nos reímos todos, libro que tienes que leer sí o sí si das clase en secundaria (para primaria también se aplica), y me enganchó por su implicación con su trabajo (es profe de secundaria, aunque en este momento no ejerza) y todo lo que hace por la visibilidad del colectivo LGTBQ+, tanto en sus libros como en sus redes.

Aparte de literatura juvenil, Nando también escribe teatro y el año pasado tuve la suerte de ver La edad de la ira aquí, en Vitoria. Es uno de esos autores que aspiran a arruinarme y quitarme horas de sueño porque no hace más que sacar libros que NECESITO leer. Tengo un ojo echado a Nadie nos oye y sé que hay una obra de teatro para primaria que está a punto de salir y tendré que llevar al cole porque cómo no hacerlo.

La historia de Los nombres del fuego

Abril y Xalaquia son dos chicas de dieciséis años con muchas cosas en común y, al mismo tiempo, muy distintas. Una vive en Madrid del siglo XXI, con los problemas y preocupaciones de una chica de esa edad en nuestro tiempo (divorcio de sus padres incluidos). La otra, en Tenochtitlan y en el siglo XVI, tiene que hacer frente a ser mujer en un mundo de y para hombres, a un matrimonio concertado por su padre, a la llegada de los invasores españoles y a la magia de una tierra que está a punto de cambiar todo su mundo. Esto último es lo que más las une. Porque ninguna de las dos lo sabe todavía, pero ambas son parte de esta magia.

En esa aventura y ese viaje las acompañarán sus amigos, entre ellos Marina y Nico. Los dos tienen sus propios fantasmas y mucho trabajo que hacer para lograr poder ser quienes quieren ser. Porque, como bien dice la página web del libro, todos los personajes “tienen ganas de ser. De serlo todo. Y de serlo ahora”.

Temas

Demasiados para nombrarlos todos, pero voy a intentar resaltar los  más importantes. O los que más al ojo me dan a mí, vaya.

En este libro se nota el contacto que tiene Nando con los adolescentes, porque sabe reflejar muy bien lo que se siente con esa edad (y te hace volver a vivirlo, quieras o no). El personaje de Abril podría ser cualquier chica que te cruzas por la calle, por lo bien escrito que está y lo reales que son sus preocupaciones y sus formas de actuar. Por no hablar de lo bien que muestra lo que significa ser una CHICA adolescente, con todo lo que ello supone en este mundo que, lo siento, cada vez me parece más machista.

Como en todos sus libros, la visibilidad de los personajes LGTBQ+ es uno de los aspectos que más destacan, y sé que es lo que más llama la atención de muchos de sus lectores (y la mayor razón para llevar este libro al aula). Nico es un personaje más y su sexualidad es importante, sí, pero no condiciona su forma de actuar y no es lo único que lo define. Me parece increíble que no haya más libros dirigidos al público juvenil que no tengan personajes así.

Y luego está el romance, claro, algo que no puede faltar en una novela con personajes de esta edad. Y la magia, y el uso de las nuevas tecnologías, y… No te cuento más, porque corro el peligro de hacerte un spoiler y tampoco es eso.

Edad adecuada para leer Los nombres del fuego

Ya he escrito más veces por aquí que no soy fan de etiquetar los libros por edades. Creo que es más adecuado aconsejar uno u otro libro teniendo en cuenta lo mucho o poco que lee la persona que te lo pregunta, o qué tipo de libros le gustan.

Si es un libro demasiado complejo para su edad, entenderá solo lo que sea capaz de absorber; y como creo que no hay temas que deban estar prohibidos en la literatura juvenil (o ninguna otra), no veo ningún motivo para seleccionar libros porque puede haber cosas que no vayan a captar todavía.

Si es demasiado para ellos y ellas, lo dejarán. Y si lo terminan, es que no era demasiado.

La experiencia que tuve con Los nombres del fuego en concreto me reafirma en esta opinión. El año pasado daba Lengua en sexto y teníamos clase el viernes a última hora de la tarde. Como comprenderás, a esa hora no me iba a poner hablar del sujeto y el verbo, ni del emisor y receptor, así que nos dedicábamos a hablar de libros.

Era mi hora favorita de la semana. Más que la de salida, fíjate lo que te digo.

Uno de esos viernes, una niña de clase me trajo un libro porque estaba convencida de que me iba a gustar. No acertó del todo, aunque la aventura era chula y tenía una protagonista fuerte y decidida, pero se notaba que era un libro que pretendía ser una novela seria escrita para niños, algo que no me gusta nada. La historia tenía una pequeña similitud con la de Xalaquia y Abril en que las protagonistas eran dos niñas en distintas épocas. Y, como sabía que esta cría leía (lee) de todo, pensé que igual le gustaba el de Nando.

El viernes siguiente, con todas las dudas del mundo porque se lo estaba dando a una niña de solo 11 años, le llevé mi ejemplar de Los nombres del fuego. Le dejé bien claro que podía ser demasiado, que igual no le gustaba, que no pasaba nada si no se lo leía, que…

El lunes me lo devolvió a las 9:30. “No he podido parar hasta terminarlo. ¿Tienes más como este? ¿Hay segunda parte?” La historia de Abril no le había gustado nada (demasiada trama romántica para su edad), pero la de Xalaquia le había encantado.

Y con eso se quedo. Pero se leyó un libro de trescientas páginas en dos días.

Así que no te voy a decir a quién se lo puedes recomendar, aunque ya sabes lo que digo siempre: léelo tú primero para poder hacerlo con conocimiento de causa. Que mirar el catálogo de la editorial y recomendar solo por la portada no tiene ninguna, pero ninguna gracia.



Soy muy pesada y siempre te digo lo mismo, pero sabes que, si te gustan los artículos del blog, puedes suscribirte a la lista de correo y recibir, además de los que publico para todo el mundo, uno extra al mes. A veces hablo de lo que leo, otras de cómo está el mundo de la educación y otras hasta sorteo libros.

Porque sí, también tengo libros. Uno para profes, aunque puede gustarle a más gente (y, si no me crees, echa un vistazo aquí). Otro, para pasar un fin de semana entretenido (te va a costar leerlo menos que a mi alumna Los nombres del fuego). Y, si ninguno te atrae, siempre puedes echar un ojo a las recomendaciones de libros en la sección de Reseñas del blog.

¡Felices lecturas!

 

 

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply