Blog Ideas y recursos para el aula

5 formas de hacer escribir a tus alumnos/as

6 marzo, 2017

Alguien que haya pasado por un aula de lengua (española, cooficial o extranjera, vale para todas) sabe que no hay cosa que los alumnos y alumnas más teman que las palabras “redacción”, “cuento”, “ensayo”, “artículo” o, simplemente, “escribir”. Jamás se oirán en clase más quejas que en ese momento aciago en el que la profesora anuncia, como si no fuera con ella, que tienen que escribir y entregar un [ponga usted aquí el documento de su elección]; no importa que no sean deberes y que se les deje tiempo en clase para hacerlo, no importa que se les dé el tema sobre el que tienen que escribir (que si no es trampa y ya no es una actividad didáctica, sino “haced lo que queráis que estoy cansada”), el gruñido se oirá hasta en la clase de al lado. Escribir es difícil, escribir cuesta hasta cuando te gusta hacerlo, y si encima no te gusta o tienes que hacerlo en un idioma que no controlas a la perfección, es una tortura malaya.

Por suerte, escribir también puede ser divertido, y si pillas una clase un poco inocentona podrás colarles una actividad de escritura más que completa sin que se den cuenta. Pero ojo, que hay normas: recuerda que esto es un juego, una excusa para coger el boli, no una clase de escritura al uso. Y esta vez, para variar, la que tiene que seguir las normas eres tú.

Cómo hacer divertido algo que tus alumnos y alumnas odian

Si quieres que en tu clase escriban sin darse cuenta de que lo están haciendo, lo primero es planteárselo como un juego. Como en todo juego, este también tiene sus instrucciones, que podrás adaptar de una clase a otra pero que tienen que mantenerse para que la actividad tenga sentido:

  • No corrijas según escriben. Déjales hacerlo, aunque lo hagan mal. Ya llegará el momento de poner las bes y las uves en su sitio más tarde, se trata de disfrutar y que se enganchen a escribir.

  • Siempre que sea posible, hazles trabajar en grupos. Dos pares de ojos ven más que uno, y dos cerebros (o tres, o cuatro, pero nunca más) piensan mejor que uno. En grupo les da la sensación de que el esfuerzo es menor y se acentúa la sensación de juego. Cuidado con los que aprovechan para no hacer nada: esos igual mejor en pareja.

  • Déjales claro que no vale para nota (aunque sea mentira). Toma todos los apuntes que necesites, fíjate en qué fallan, apunta (a escondidas) lo que te haga falta, pero no les digas que lo vas a evaluar. No recojas el producto final para guardarlo, pero…

  • Publica lo que escriben. Siempre. Que sepan desde el principio que el público no vas a ser tú, sino el resto del colegio o incluso sus familias, si lo pones en el blog del aula. Te recuerdo que publicar no significa contactar con el periódico local de tu ciudad, sino simplemente pegar el producto final en el pasillo.

  • No les des tiempo a aburrirse. Si un grupo ha terminado, ten preparada una actividad de continuación (quizás pasarlo a limpio en el ordenador, por ejemplo). Que todo el mundo esté trabajando siempre. Los problemas de comportamiento surgen, por norma general, cuando se aburren.

5 actividades que les engancharán a la escritura

Las actividades que te traigo te pueden servir para cualquier idioma (a no ser que se especifique lo contrario) y tanto para primaria como para secundaria. Si te fijas, a nada que ajustes los objetivos lingüísticos las puedes usar desde tercero de primaria hasta el primer ciclo de la ESO.

Personaliza un horóscopo

Esta actividad la he usado varias veces en clase de inglés en quinto y sexto de primaria (pero verás que se puede usar en lengua castellana perfectamente), y todas las veces les he tenido que echar de clase con prisa porque no querían dejar de escribir. Es tan simple que solo necesitas un folio para cada niño o niña. Escriben su nombre, doblan la página lo justo para que el nombre quede oculto y se lo pasan a la persona de al lado (y a su vez reciben otro). En dos minutos (o tres, o cuatro, dependiendo de la fluidez que tengan) tienen que escribir algo que le va a pasar a esa persona. Lo ideal es que no sepan para quién lo están escribiendo, aunque rara vez ocurre así. Los objetivos lingüísticos los pones tú: quizás tengan que utilizar el condicional, o usar una frase en futuro, o escribirlo con rima (en los cursos más altos, por ejemplo). Como preparación a esta actividad les puedes dar ejemplos reales del horóscopo del periódico, o buscar alguno hecho en clave de humor. Les encanta escribirlo y disfrutan leyéndolo.

Cuento compartido

 Como el anterior, pero con algo más de chicha y que requiere que sepan escribir bien en el idioma correspondiente. Prepara el principio de cuatro o cinco cuentos y escríbelos en folios separados (si no estás inspirada, coge cuatro o cinco libros adecuados para la edad de tu clase y copia el inicio). No tiene por qué ser un principio largo, con una frase basta. Divide tu clase en grupos de cuatro o cinco y da a cada grupo los comienzos que has elegido, de forma que cada niño o niña tenga un folio. Dales cinco minutos para seguir el cuento; cuando termine el tiempo, haz que se pasen el folio y dales un minuto (o lo que consideres oportuno) para leer lo que ya está escrito. Tienen otros cinco minutos para continuar. Sigue así hasta llegar al último cambio, donde debes recordarles que tienen que terminar la historia. Cuando los cuentos estén completos, leedlos en voz alta y agrupados dependiendo del principio que les has dado, para ver cómo cada grupo ha desarrollado la idea principal de una manera diferente. Si tienes blog de aula, expón el producto final (y si no también, que para eso están las paredes).

Descripciones de gente famosa

 Haz una lista de gente famosa que ellos y ellas conozcan (lo mejor es dedicarle un rato de la clase y que te digan a quién conocen y a quién admiran; intenté hacerlo una vez con gente que yo consideraba “famosa” y no conocían a ninguno, y viceversa. Soy muy mayor ya para saber quién es Harry Styles). Puedes incluso hacerlo con gente del colegio, sobre todo si lo haces en cursos más bajos. Pídeles que escriban una descripción y aprovecha para trabajar lo que sea que estés trabajando: adjetivos de personalidad, vocabulario de ropa, comparativos… Cuando la terminen, ponlas todas en la pared y deja que la clase se levante e intente adivinar de quién habla cada una. Puedes colocar un papel debajo para que escriban su respuesta y hacer de la clase una especie de concurso, aclarando después de quién hablaba cada persona. Es increíble ver cómo se esfuerzan en que sus descripciones tengan sentido cuando el público no es solo la profesora.

Entrevista a un famoso

 O al bedel, vaya, pero entrevista a alguien. Aunque esta actividad exige implicar a gran parte del colegio, les gusta mucho y los resultados suelen ser muy bonitos. Dales tiempo en clase para elegir a una persona del colegio a quien quieran entrevistar y preparar una pequeña lista de preguntas (lo ideal es que lo hagan en parejas, por eso de la vergüenza y demás, que es una edad muy mala). Asegúrate de que las personas que van a ser entrevistadas lo sepan de antemano para que puedas organizar un poco cuándo mandas cada pareja a buscarlos, aunque también puedes utilizar la hora del recreo (en secundaria esto te supondría odio eterno, así que mejor no). Cuando vuelvan con sus respuestas, pídeles que las redacten de la misma forma que lo haría un periodista, o sea, en estilo indirecto o citando entre comillas (estoy pensando en los cursos más altos, claro; lo que les pidas depende de ti). Publícalas donde todo el centro pueda verlas; te sorprenderás al ver a cuánta gente le gusta leerlas, incluido el profesorado (somos muy, muy cotillas).

Crea un anuncio para la sección de clasificados del periódico

Lleva a clase y lee con ellos la sección de clasificados de cualquier periódico (pero asegúrate de dejar fuera la sección de contactos, por la cuenta que te trae). Comenta el estilo, qué tipos de objetos venden o compran, qué busca la gente, etc. Pídeles que hagan un anuncio clasificado, pero vendiendo un objeto de una lista que tú les ofreces (puede ser cualquier cosa, pero algo que no se encontraría en un periódico normal, y cuanto más descabellado mejor: un calcetín sin pareja que llevó puesto su cantante favorito, un palo de escoba para jugar a Quiditch —“nota: no vuela”—, un album de fotos con fotos ajenas dentro…). Acepta sus propuestas si son alocadas. Recuérdales que el anuncio tiene que tener mucha información en muy poco espacio. Publica los resultados.

 

Escribir suele ser una actividad solitaria que necesita mucha concentración, pero también puede ser una actividad grupal que puede convertirse en juego o un estupendo “rellenador de tiempos muertos”. Estas son solo algunas de las actividades que he probado a hacer en los tres idiomas que me ha tocado dar (castellano, euskera e inglés) y todas las clases me pidieron repetir.

¿Qué haces tú para hacer que tus alumnos y alumnas escriban sin darse cuenta? Comparte tus ideas, que ya sabes que de eso nunca vamos sobradas en el aula.

 

 


Pero, ¡espera! ¡Aún hay más!

Si te han gustado estas ideas, te recomiendo encarecidamente que te suscribas al blog para que puedas recibir una lista de 10 actividades que hacer en el aula de lenguas en esos días en los que nuestro trabajo se parece más al de un pastor de ovejas que al de un profesional de la educación. Es la primera de las guías con materiales para el aula que comparto y espero que sea de tu agrado. A mí, desde luego, me han sacado de más de un apuro, y al menos tienes la seguridad de que han sido testadas por expertas en la materia.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply