Blog Ideas y consejos para el aula de lenguas

5 ideas (frescas) para la última semana de clase

18 junio, 2017
ideas para la última semana de curso

Hace calor. Hace mucho calor. El día al otro lado de la ventana invita a salir y dar una vuelta, a sentarse en una terracita, a empezar la temporada de piscina y trabajar el moreno. Encima, siendo del norte, sé que estos días no van a durar, que el solazo que hace ahí fuera no es promesa de nada y que lo mismo la semana que viene nieva (bueno, vale, nevar no, pero no sería la primera vez que pasamos de 32 a 12 grados en unas horas). Si dar clase en mayo y junio ya es duro por el cansancio acumulado, no te digo nada con buen tiempo. Mis alumnos y alumnas solo piensan en las vacaciones, y yo más. Pero aún nos queda la última semana de clase.

Cuando era nueva en esto, solía cometer a menudo el error de pensar que, cuando los niños y niñas están cansados, lo mejor que puedes hacer es darles tiempo libre y dejar que hagan lo que quieran. A lo largo de los años me he dado cuenta de que no hay nada peor y nada causa mayores problemas de disciplina que no tener nada que hacer. Por eso, para estos días en los que ya están puestas las notas y el cuerpo no acompaña para trabajar duro, suelo tener un par de ases en la manga que me vienen bien para tenerlos ocupados y, quién sabe, igual hasta aprendiendo.

Estas cinco ideas que te traigo son específicas para los días finales del curso, pero si quieres alguna idea para esos días en los que no sabes muy bien qué hacer con ello, puedes suscribirte a mi lista de correo y recibir una guía mucho más completa. Hoy solo te traigo un pequeño resumen.

1. Haz un repaso con Plickers.

Ya te hablé de esta estupenda aplicación que se ha convertido en mi herramienta tecnológica favorita, y hoy quiero mencionártela otra vez porque es, simplemente, genial. Puedes preparar una pequeña prueba (un campeonato, incluso) con lo que habéis dado durante el curso y así comprobar si realmente se han quedado con algo de lo que has explicado en clase (pero no te agobies si la respuesta es que no. Pasa hasta en las mejores familias). Además, si trabajas en una escuela o instituto con más de una clase por curso, solo necesitas preparar el cuestionario una vez y repetirlo cuantas veces te apetezca.

2. Crea un Power Point con los mejores momentos del curso.

Estoy segura de que has sacado más de una foto de tu clase. Si eres tutora o tutor de primaria tendrás cientos, pero aunque seas especialista o les des solo una asignatura en secundaria seguro que también tienes unas cuantas. Pídeles que hagan un powerpoint de sus momentos favoritos, o, si eres de las que no saca fotos, del tema que más les haya gustado de los que habéis dado este curso. Relájate con la ortografía y la gramática y déjalos disfrutar. Y por supuesto, quien dice PPT dice un vídeo, o un archivo de audio, o un teatro…

3. Aprovecha para hacer excursiones.

La tercera evaluación es perfecta para hacer excursiones. Ya está todo el pescado vendido, ya no hay más materia que dar, y en clase hace demasiado calor. Sácalos a pasear. Busca una excusa para visitar un museo, el casco viejo de tu ciudad, una visita guiada de algún edificio emblemático. Puedes incluso usarlo como premio por buen comportamiento (claro que esto requiere que lo tengas pensado desde el principio de curso). Llama al museo más cercano y pregunta por actividades para los colegios. Te sorprenderás de todo lo que ofrecen.

4. Prepara una despedida.

Ya sea porque tu clase esté al final de etapa (sexto de primaria, cuarto de ESO, segundo de Bachiller) o porque se vaya algún compañero o compañera (o tú), preparar una despedida es una bonita manera de terminar el curso. Desde crear una tarjeta de despedida hasta un marco para una foto (cada uno el suyo, para tener un recuerdo), un vídeo de toda la clase diciendo adiós al colegio, un pequeño teatro o un baile que interpretar el último día… No temas, ellos y ellas tendrán mil ideas. Al final te van a faltar días.

5. Ponlos a trabajar para ti.

Cuando las clases acaben, tu trabajo no habrá acabado. Te quedan un montón de cosas que hacer, y una de ellas es recoger la clase y decidir qué se queda y qué no. No te cortes y usa a tus alumnos. Vacía armarios, ordena archivos, reparte todos esos papeles que no llegaste a repartir durante el curso. Organízalos por grupos y que cada uno se encargue de una cosa. De verdad te digo que muchos de esos padres y madres que no hacen más que pelear con sus hijos para que ordenen su cuarto alucinarían con lo bien que recogen la clase. Por supuesto, ten cuidado con material sensible como notas o apuntes que no deban ver. A ver si la vamos a liar a cinco días de terminar el curso.

A lo largo de mi carrera, he conocido compañeras que han estado trabajando con su clase hasta la última hora del último día, haciendo matemáticas, lengua e incluso exámenes a dos horas de irse de vacaciones. Se jactaban de que mantenerlos ocupados les libraba de problemas de disciplina, y no les faltaba razón porque en sus clases no se movía ni un alma. Pero en cuanto sonaba el último timbre, los críos salían despavoridos de sus clase y ni siquiera se paraban para decir adiós. Supongo que es una posibilidad tan válida como otra cualquiera, pero qué queréis que os diga, yo a mis peques les tengo cierto cariño. Quiero que ellos me lo tengan también, y no me parece que eso se logre sacudiendo el látigo hasta el último momento.

¿Qué haces tú esta última semana de clase?

¿Qué trucos utilizas para mantener cierto orden?

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply